El término pornotopía fue acuñado por el erudito y el autor literario Steven Marcus en su libro “Los otros victorianos: Un estudio de la sexualidad y de la pornografía a mediados del siglo diecinueve en Inglaterra”, publicado en 1966. Originalmente servía para referirse a la pornografía de la era victoriana, específicamente con respecto a la relación entre el romance y la lujuria. Así, la pornotopia es un mundo de “teórico” en el cual se complacen todas las fantasías y las clases de actividad sexual.

Actualmente, este término ahora es de uso generalizado y ha sido empleado en muchos libros, artículos, páginas de internet, publicaciones y videos. En este momento, se puede definir pornotopía como el ideal hedonístico que se plasma principalmente en la pornografía.

Por otra parte, el término pornografía procede del griego πορνογραφíα, porne es "prostituta" y grafía, "descripción", es decir, "descripción de una prostituta". Por lo tanto, designa la descripción de las prostitutas y, por extensión, de las actividades propias de su oficio. Sin embargo este término es de aparición muy reciente pues en la Grecia antigua nunca se usó la palabra "pornografía".

Se entiende por pornografía un conjunto de materiales, imágenes o reproducciones de la realización de actos sexuales con el fin de provocar la excitación sexual del receptor. La pornografía se manifiesta principalmente a través de tres medios: el cine, la fotografía y la literatura; aunque también admite representaciones a través de otros medios como el “cómic”, la escultura, la pintura e inclusive el teléfono.

 

 

De lo "suave" a lo "duro"

 

 

 

 

 

 Aunque pueden realizarse varias clasificaciones según los participantes, la temática o las posturas, una forma muy extendida de agrupar los géneros pornográficos es de menos a más explícito de las acciones representadas. De esta manera, el porno se clasifica en softcore, mediumcore (o pornografía convencional) y la hard

En primer lugar, el softcore es el género pornográfico, tanto masculino como femenino, donde los modelos sólo posan con una parte de su cuerpo desnuda, no existen desnudos totales ni prácticas sexuales explícitas.

Por otro lado, el softcore (también llamada pornografía convencional) no se muestran actos sexuales explícitos ni penetración, pero si se muestran cuerpos desnudos. Hay caricias “modestas” y besos con el fin de excitar al espectador, pero nunca llegando a consumar ningún tipo de práctica sexual. Así, una “tímida” masturbación o caricias es lo más explícito que puede verse en este tipo de pornografía. Existe muy poco porno gay softcore. A menudo la pornografía softcore es considerada como artística.

Por último, en el porno “hardcore” o porno duro se muestran escenas de sexo explícito. Hay muchas variantes dentro de la pornografía hardcore, desde lo más “suaves” a lo más extremo, pero siempre incluye penetración explícita, ya sea vaginal, anal u oral, con o sin el empleo de cualquier otro tipo de “utensilios”. La pornografía hardcore es la más comúnmente conocida y notablemente la más consumida del mercado.

Este tipo de pornografía se subdivide según la orientación sexual en heterosexual o gay. Existe también variantes transexuales (hombres transformados en mujeres por medio del consumo de hormonas y uso de vestimenta) y la zoofilia (actos sexuales con animales).

Algunos de los géneros pornográficos que pertenecen al género hardcore son gonzo, feauture, fetichismo y sadomasoquismo, entre muchos otros.

 

Del protagonismo a la historia: del gonzo al feature

Dentro de este género se destacan las películas pornográficas "gonzo", en las cuales el operador de cámara o el director interviene en la acción, habla con los actores o es un actor. Estas películas pornográficas usualmente solo realizan una o dos prácticas que posiblemente no incluyan “sexo tradicional”. La intención de esta técnica es involucrar a la audiencia en la acción.

Un tipo particular de porno gonzo se denomina POV (acrónimo de Point Of View). Se aplica a las películas o escenas donde el actor principal filma la escena pero en ningún momento se le ve la cara.

Se considera que el “gonzo” no busca un interés por la historia narrada sino que únicamente lo importante es filmar el acto sexual de manera explícita y “realista”. En contraste, el feature o argumental es aquel cine porno en el cual hay una producción más elaborada: guión, personajes, encabezamiento, nudo y desenlace.

 

En grupo es mejor…

Gang bang o gangbang es un tipo particular de orgía en la que un individuo, hombre o mujer, mantiene relaciones sexuales con varias personas por turnos, típicamente una mujer con un mínimo de cuatro hombres. A los “especialistas” en esta modalidad puede ser el conocido backspin.

Una variante es el gang bang progresivo, en el cual los actores van sumándose progresivamente a la escena. Otra variante es "gangbang inverso", cuando un hombre mantiene relaciones sexuales con varias mujeres. Se incluye también el “bukkake”: eyaculación en grupo sobre un protagonista.

 

Otros tipos de porno hard

El tipo más “fuerte” del porno hard se denomina sexo extremo, son las películas donde el sexo es verdaderamente violento o degradante, o hay “cosas raras” como penes enormes, artefactos y todo lo que es realmente difícil de creer.

También se incluye el “bizarro” (“bizarre” en inglés) que es la rama en la que se incluyen las prácticas más "duras", como “bondage”, sadomasoquismo, coprofagía, lluvia dorada y "fist-fucking".

Dentro de esta clasificación de porno hard se incluyen el “freaks” o "rarezas", como lo define el diccionario del cine pornográfico; se trata de una variante del "bizarre" en la que intervienen actores de físico poco habitual (obesos, enanos, dobles penes).

 

Para los alternativos

El altporn es la abreviatura de porno alternativo (del inglés, alternative porn), también es conocido como alternaporn. En algunas ocasiones, se denomina indie porn al altporn, pero también este término que se utiliza para denominar a toda clase de pornografía independiente.

El altporn se caracteriza porque, en muchos casos, sus protagonistas pertenecen a subculturas, como góticos, punks o ravers. Por lo general, este tipo de porno es producido por pequeños estudios o directores independientes. Sus protagonistas suelen tener gran cantidad de tatuajes y “piercings”.

Dentro de este género sobre sale Pornolab, una organización española, que lucha por un "porno antiglobalización" a través de talleres gratuitos. Este colectivo lucha por cuestionar el "status cuestione" de la industria pornográfica y reivindican el "háztelo tú mismo", que talvez tenga mayor relación con la idea de pornotopía.

 

Publicado en Gente10, Volumen XII, Número 75 (2007)